mar

18

mar

2014

Paco Lobatón: El exagerado tratamiento de sucesos en TV no ayuda a la sociedad

Fuente: entretenimiento.terra.es


La información "rigurosa y serena" y la "reflexión" acompañarán la andadura de Paco Lobatón en su vuelta a televisión con un programa propio, en un género, el de los sucesos, en el que advierte un tratamiento "exagerado" e incluso "transgresiones" que no deberían volver a repetirse.


"Hay un tratamiento extensivo exagerado, por el número de horas, en casos como el de Marta del Castillo o el de los niños de Córdoba, una saturación que no ayuda al mejor conocimiento de los casos ni a fortalecer a la opinión púbica frente a este tipo de criminalidad", explica el periodista a preguntas de Efe sobre su visión de la actual información de sucesos en televisión.

En "Informe Lobatón", el programa que estrena este jueves en el canal de pago Crimen+Investigación, pretende aportar "un tratamiento riguroso" en casos que han impactado recientemente a la opinión pública, con la participación de un grupo de expertos que ayudarán a la "reflexión" para buscar el porqué de determinados crímenes y sus consecuencias.


El comisario principal honorario Serafín Castro, la fiscal Gemma Martín, el psicólogo Juan Francisco Delgado, la penalista Maite Álvarez y el catedrático forense José Antonio Lorente apoyarán también a Lobatón en la labor de "dejar abierta una ventana para que surjan datos" para el eventual esclarecimiento de casos abiertos.


Uno de ellos que más le "impactó" es el de Casterina Carrillo, asesinada en Puente Genil (Córdoba) en 1995 y en el que, tras ser contaminado el escenario del crimen y sin tener los actuales medios para tratar el ADN, solo queda la eventual aportación de "la ciudadanía" para intentar solucionar "el desamparo en que quedó la familia".


En "Informe Lobatón", el protagonismo siempre lo tendrán "las víctimas, no los narradores" como medio para alejarse del sensacionalismo, apunta Lobatón: "Puedes compartir el dolor con la víctimas, pero nunca suplantar su protagonismo. Hay que respetar eso de una manera radical: es una cuestión de medida".


A juicio del periodista gaditano (Jerez, 1951), que alcanzó la fama con el programa de TVE "Quién sabe dónde", la "buena información" de sucesos se inicia cuando, una vez sobrepuestos al "impacto emocional", se explica el porqué de algunos crímenes, indagando en las causas para "dar a la sociedad elementos para protegerse contra el crimen".


Esa función se contrapone a la "exagerada" información de los magacines de televisión en casos como el de Marta de Castillo, donde se han hecho "transgresiones que no se deberían volver a producir nunca más, como darle voz a una persona implicada o tener en el plató a un menor de edad hablando sobre un hecho criminal tan grave", apunta.


"Informe Lobatón" analizará también el asesinato de dos policías por un violador de permiso penitenciario; el asesinato a manos de un cliente de la abogada Rosa Cobo, y el de la doctora que, en pleno ataque psicótico, asesinó a tres personas en un hospital de Madrid.

También dos casos ocurridos en Valdepeñas (Ciudad Real), en 1993 con el asesinato de una pareja de novios, Ángel y Sara, y en 1998, con la desaparición de la joven Rosana Maroto.


Todos aportan "elementos susceptibles de análisis por parte del equipo de expertos", con un tratamiento "reposado" que no añade "saturación", señala el periodista, convencido de que "en los hechos criminales se encierran casi todas las claves del comportamiento humano", y por tanto "es importante contarlo, indagar en las causas y evaluar las consecuencias".


Tras "una retirada táctica" hace tres años, Lobatón regresa a un medio en el que ha tenido "la suerte de (dedicarse a) lo que me ha gustado hacer, con resultados incluso mayores de lo que se podía esperar".


No se ha olvidado de la trascendencia que tuvo "Quién sabe dónde", y está junto a aquellas familias "minuto a minuto", asegura; también colabora en asociaciones como Intersos, cuyo trabajo ha procurado logros como el de que Cataluña abra el próximo 1 de abril su primera oficina de atención a las víctimas de desapariciones.


"Esa es una causa que no he dejado de atender", explica y concluye añadiendo que últimamente está aportando su experiencia a algunos casos de bebés robados.